Alégrame esa felicidad.

fffe98273503d55e5387466f6db30fac

Alégrame esa felicidad.

El viejo tenía veinte mil arrugas y una mirada joven. Sus ojos me decían que ahí dentro había alguien atrapado, quizás un crío que jugaba a ser mayor. Y no estaba equivocado: cuando habló, no solo escuché la sabiduría de un abuelo, sino la sencillez de un niño.

     – ¿Es usted feliz?

Ante la pregunta, el viejo observó el cielo. Me atravesó con su mirada y, viendo más allá, respondió sonriente:

     – No –le miré, extrañado-. Yo creo en la alegría, que es mucho más real, tangible y mundana. Es una experiencia eléctrica, sincera, palpable, cierta –el viejo gesticulaba rápidamente, acompañando cada verbo de una acción con las manos-. Se puede ver, en mí, en usted y en aquél que pasa –señaló-. Es un fogonazo, un simple momento –cerró los ojos-… ¡un flash!los abrió de nuevo al máximo-. Sí, eso mismo, un flash: viene, lo ilumina todo y se va.

     – ¿Qué es la felicidad entonces? –pregunté por inercia.

   – Es un concepto demasiado grande, inabarcable. Si existiera, la felicidad sería la suma de varias alegrías. Estoy harto de la gente que busca la felicidad. La alegría no se esconde de nadie. Todos tenemos motivos para sonreír. Todos.


Puedes seguirme en Facebook.
En Instagram.
Y Twitter.

Anuncios

Ahora te toca a ti.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s